En lo que toca al gasto educativo en comparación con el PIB, durante todo el período analizado los gastos variaron y es difícil establecer una tendencia. Los valores estuvieron entre el 2,63% del PIB (valor más bajo de la serie, encontrado en el 2007) y el 3,98% del PIB (valor más alto de la serie, relativo al año de 2015). El último año para el cual hay dato disponible, 2016, muestra nueva baja, para 3,81%. Este valor aún está lejos del valor inicial de referencia adoptado por los Estados de América Latina y el Caribe para este indicador, que es de 6% del PIB. La misma tendencia se observa en lo que se refiere a los gastos en educación en comparación con el presupuesto total del gobierno nacional, siendo que estos valores presentaron poca variación y estuvieron entre el 13,55% (valor más bajo encontrado para toda la serie, de 2010 y 2011) y el 17,85%, valor más alto de la serie, encontrado en el último año analizado, 2016 [sigue leyendo].

Dimensión de esfuerzo financiero público

Gasto público en educación como % del PIB

  • Gasto público en educación

  • /

  • PIB

Fuente: Instituto de Estadísticas de UNESCO (UIS).

Fecha de consulta: 9 de julio de 2018.

Descargar

Datos en millones de dólares a precios corrientes. Fuente: Cálculo cruzado entre Estadísticas sobre Educación e Indicadores de Desarrollo Mundial – Banco Mundial.

Fecha de consulta: 9 de julio de 2018.

Descargar

Datos en millones de dólares a precios corrientes. Fuente: Banco Mundial – Indicadores de Desarrollo Mundial.

Fecha de consulta: 9 de julio de 2018.

Descargar

Panorama Regional

Gasto público en educación como % del Gasto Total

  • Gasto público en educación

  • /

  • Gasto público total

Fuente: Instituto de Estadísticas de UNESCO (UIS).

Fecha de consulta: 9 de julio de 2018.

Descargar

Datos en millones de dólares a precios corrientes. Fuente: Cálculo cruzado entre Estadísticas sobre Educación e Indicadores de Desarrollo Mundial – Banco Mundial.

Fecha de consulta: 9 de julio de 2018.

Descargar

Fuente: Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Fecha de consulta: 9 de julio de 2018.

Descargar

Panorama Regional

Dimensión de esfuerzo financiero público

Los datos de la primera dimensión del Sistema de Monitoreo demuestran que muchos Estados de la región siguen sin invertir lo comprometido y acordado a nivel regional e internacional, como un mínimo necesario en educación: el 6% del PIB y el 20% del presupuesto público total. Según las informaciones más recientes de Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo e Instituto de Estadísticas de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UIS/UNESCO), apenas lograron alcanzar el valor de referencia de 6% del PIB: Bolivia (desde 2002, alcanzando el 7,29% para este indicador en el 2014); Costa Rica (desde el 2009, con 7,06% para este indicador en el 2016); Cuba (superó el valor de referencia en todos los años de la serie para los cuales hay datos, presentando el 12,84% para 2010, último año con datos disponibles) y Venezuela (6,88% en el 2009. Se pondera, sin embargo, que apenas hay datos disponibles para el país respecto a este indicador en tres años: 2006, 2007 y 2009).

Otros dos países, aunque no hayan alcanzado el 6% del PIB para la educación en ningún año de la serie, lograron aproximarse del valor de referencia, demostrando esfuerzo financiero creciente en el período 2004-2015: Argentina alcanzó el 5,88% para este indicador en el 2015, y Brasil alcanzó el 5,95% en el 2014. Un desafío para el análisis referente a este indicador ha sido la ausencia de datos en las bases internacionales que se utilizan como fuentes, para países como Haití, Honduras, Nicaragua, República Dominicana y Venezuela.

En lo que toca al indicador de la primera dimensión que mira el gasto en educación como porcentaje del gasto público total, los Estados de la región se comprometieron en la Agenda de Educación 2030 a garantizar un mínimo del 20% del presupuesto público total para la educación. Superaron este valor de referencia Costa Rica (desde el 2003, alcanzando el 23,4% en el 2016), Guatemala (desde el 2011, presentando el 23,43% en el 2016), Nicaragua (con 22,75% en el 2010, último año para el cual hay datos disponibles del país en este indicador) y Venezuela (con 20,6% en el 2009, último año para el cual hay datos disponibles, ponderándose que apenas están disponibles informaciones del país para este indicador en tres años: 2006, 2007 y 2009).

Analizándose el último año de la serie para el cual hay datos disponibles de este indicador, los países que más se acercaron a la meta del 20% del presupuesto público fueron: Chile (19,57% en el 2015), Honduras (19,86% en el 2013), México (19,1% en el 2014) y Paraguay (19,63% en el 2012). En los años más recientes de la serie, para los cuales hay datos del indicador, el Estado que presenta porcentajes más lejanos del valor de referencia de 20% es Ecuador, que invirtió el 12,79% de su presupuesto total en educación en el año 2015.

Lea aquí nuestro análisis sobre el financiamiento del derecho humano a la educación en América Latina y el Caribe.

Gasto en Educación como % del PIB

Gasto en Educación como % del Gasto Total

Dimensión de disponibilidad de recursos

Disponibilidad de recursos por persona en edad escolar

  • Gasto público anual en pre-primaria, primaria y secundaria

  • /

  • Población en edad escolar (pre-primaria, primaria y secundaria)

Datos en dólares PPP a precios constantes de 2011. Fuente: Cálculo cruzado entre el Gasto en Educación calculado a partir del PIB (Banco Mundial – Indicadores de Desarrollo Mundial) y la población en edad escolar, según datos del Instituto de Estadísticas de UNESCO.

Fecha de consulta: 9 de julio de 2018.

Descargar

Datos en millones de dólares PPP a precios constantes de 2011. Fuente: Cálculos propios a partir de Instituto de Estadísticas de UNESCO y Gasto Público en Educación calculado a partir de PIB (Banco Mundial – Indicadores de Desarrollo Mundial). Incluye el gasto no localizado por nivel educativo.

Fecha de consulta: 9 de julio de 2018.

Descargar

Fuente: Instituto de Estadísticas de UNESCO.

Fecha de consulta: 9 de julio de 2018.

Descargar

Panorama Regional

Dimensión de disponibilidad de recursos

El análisis de los datos del Sistema de Monitoreo enseña aspectos preocupantes en lo que refiere a la dimensión de disponibilidad de recursos. De los 20 países de la región que se toman en cuenta en el sistema, ningún ha logrado alcanzar el valor inicial de referencia adoptado para esta dimensión, que es de US$ 7.033,60 (en dólares PPP constantes de 2011), definido como el promedio de inversiones para cada persona en edad escolar realizadas por la mitad de los países de menores ingresos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en el año 2010.

El país que llegó más cerca del valor inicial de referencia, según los datos más recientes disponibles, fue Costa Rica, que dedicó US$ 4.191,30 para cada persona en edad escolar en el año 2016. Otros tres países que presentaron valores de inversión por persona en edad escolar más altos en los últimos años fueron Argentina (US$ 3.603,58 por persona en el 2015), Chile (US$ 3.532,54 por persona en el 2015) y Brasil (US$ 3.108,7 por persona en el 2011), todos con montos que llegan a cerca de la mitad del valor de referencia para esta dimensión.

Bolivia, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Paraguay y Perú se encuentran en la situación más preocupante respecto a esta dimensión de análisis, puesto que no alcanzaron ni un cuarto del valor de referencia adoptado. El promedio de inversión por persona en edad escolar para pre-primaria, primaria y secundaria en estos países fue, respectivamente, de: US$ 1.130,78, US$ 786,89, US$ 545,08, US$ 618,8, US$ 371,3, US$ 889,0 y US$ 1.504,68, según los datos más recientes disponibles para cada país.

Es importante destacar que la mayoría de los países de la región ha presentado avances en esta dimensión en los últimos años, en especial Bolivia, que entre el 2000 y el 2014 dobló el valor de inversión por persona en edad escolar; Perú, que logró hacerlo entre el 2008 y el 2016; y Venezuela, que lo hizo entre el 2007 y el 2009 (ponderándose que apenas hay datos de este indicador para el país en los años 2006, 2007 y 2009). Por otro lado, Colombia, Ecuador, Guatemala y Perú interrumpieron más recientemente una trayectoria anterior de décadas de aumentos progresivos en los recursos públicos disponibles por persona en edad escolar.

De manera general, el análisis de los datos de los países de la región para esta dimensión y su comparación con el valor inicial de referencia adoptado, revelan que los 20 Estados de América Latina y el Caribe observados aún tienen mucho a avanzar en lo que toca al aumento de recursos invertidos por estudiante matriculada/o, y también para que su gasto educativo permita garantizar el derecho a la educación de las personas en edad escolar que se encuentran fuera del sistema educativo.

Lea aquí nuestro análisis sobre el financiamiento del derecho humano a la educación en América Latina y el Caribe.

Recursos por persona en edad escolar

Dimensión de equidad en el acceso escolar

Brecha de desigualdad en asistencia escolar

La primera columna (quintil 5) se refiere a la quinta parte más rica de la población analizada, y la segunda (quintil 1) corresponde al 20% con menos ingresos de la población analizada.

Fuente: CEPAL. Fecha de consulta: 9 de julio de 2018.

Descargar

Panorama Regional

Dimensión de equidad en el acceso escolar

Para la dimensión de análisis “Equidad en el Acceso Escolar”, el Sistema de Monitoreo utiliza datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de 2014, los cuales revelan que hay diferencias significativas entre las tasas de asistencia escolar del quintil con ingresos más altos y del quintil con ingresos más bajos de la población, tomándose como base de comparación la población urbana en la franja de 13 a 19 años de edad.

Los datos analizados en esta dimensión muestran que El Salvador, Honduras, México y Uruguay presentan una marcada desigualdad. Estos cuatro países registran, en el último año de la serie para el cual hay datos disponibles, el quintil que tiene más altos ingresos con una asistencia escolar superior en 16 puntos porcentuales a la del quintil con menos ingresos. En el 2014, en Uruguay, la diferencia entre los niveles de asistencia escolar de los dos quintiles fue de 28 puntos porcentuales, mientras que en Guatemala apenas cerca de la mitad (54,6%) de las personas con ingresos más bajos tenía acceso a la educación.

Los otros países de la región presentan una brecha de acceso a la educación entre cerca de 5 puntos porcentuales, en el caso de Ecuador (5,2 para 2014) y Venezuela (6,1 en el 2012), y alrededor de 11 puntos porcentuales, como son los casos de Nicaragua (11,9 en el 2009), Paraguay (11,2 en el 2014), Costa Rica (11,1 en el 2014), Colombia (10,8 en el 2014) y Brasil (10 puntos porcentuales en el 2014). Panamá, a su vez, presentó una brecha de 13,5 puntos porcentuales en el 2014.

Bolivia fue el único país que no reveló ninguna diferencia entre las tasas de acceso escolar de los dos quintiles de la población considerados (para los dos quintiles, la tasa de acceso escolar fue de 86% en el 2013). Perú y República Dominicana, a su vez, presentaron brechas mínimas entre las tasas de acceso escolar de los quintiles con más y menos ingresos de su población, con diferencias de, respectivamente, 2,3 y 1,9 puntos porcentuales en el 2014.

No se encontraron datos de esta dimensión para Cuba y Haití. En el caso de Cuba, no hay informaciones para esta dimensión porque en el país todas las personas tienen acceso a la salud y la educación.

Los datos de esta dimensión en la base de CEPAL están disponibles para los países hasta el 2014 solamente. La escasez de informaciones impidió un análisis más completo y profundizado sobre el estado de la equidad en el acceso escolar en la región, reto este que CLADE se propone superar en la actualización y el primoreo permanentes del Sistema, que seguirá poniendo en marcha.

Lea aquí nuestro análisis sobre el financiamiento del derecho humano a la educación en América Latina y el Caribe.

Brecha de asistencia escolar

Comentarios generales

Por la Campaña Peruana por el Derecho a la Educación

Aun cuando el gobierno anterior y el actual se le den prioridad y suban los montos destinados a la Educación, estos no logran pasar el 4% del PIB y el 18% del presupuesto público, pues el punto de partida fue bajo. La educación tuvo un incremento de S/. 1,250 millones el 2018, pero ese aumento no alcanza los estándares exigidos en acuerdos mundiales y regionales.

Una de las dificultades para que se incremente esa inversión puede explicarse por un descenso del crecimiento económico en el país por casi una década. Llegándose a alcanzar un crecimiento de 9.3% en el 2008, desde el 2014, en cambio, ese crecimiento fue de apenas 2.35%, subiendo al 4.0% en el 2018.

Estudios demuestran que hay dos grandes brechas por cerrar en la educación pública en Perú, la de infraestructura y la del desarrollo docente, y las dos demandan una inmensa inversión que es necesario planificar. Solo 3 de 10 colegios estatales cuentan con servicios de luz, agua y desagüe. El 75% de la secundaria pública urbana cuenta con esos servicios básicos, pero solo el 12% de la secundaria rural cuenta con ellos. Se calcula que una mejora sustantiva de la infraestructura educativa demandaría una inversión entre el 11% y 20% del PIB.

A ese diagnóstico obtenido el 2015, se añade el daño o destrucción de miles de escuelas a causa de los desbordes e inundaciones que afectaron extensas áreas de la Costa y Sierra del país a comienzos del 2017. Esto ha obligado a considerar presupuestos específicos para refaccionar o construir nuevos centros educativos en el programa denominado Reconstrucción con Cambio.

Los bajos salarios de los y las docentes (USD 400 mensuales en promedio) los colocan entre los peores pagados de la región, hecho que fue la principal razón de la huelga magisterial que duró casi dos meses en el 2017. El gobierno se ha comprometido a programar alzas para que ese salario se duplique al 2021.

Es necesario que se continúe con la política educativa actual, lo que implica cumplir con los actuales compromisos y mantener un incremento sostenido del presupuesto para la educación, aún si no se produjera el crecimiento esperado. Pero también se requiere una mejor gestión de los gastos en educación, pues el Ministerio de Educación reportaba, hasta agosto de 2017, el 52.8% de avance de ejecución de gasto, comportamiento similar al de años anteriores. Y si bien hay mucha información disponible sobre gasto público en el país, no siempre es posible acceder a la información sobre la distribución del gasto, particularmente en infraestructura.

Contar con más recursos para la educación implica, entre otras medidas, lograr una mayor recaudación fiscal. Esta se ha mantenido casi estable aún en épocas de bonanza; de otro lado, hay más presión por recaudar los impuestos indirectos que los directos, política que debe modificarse. Lo que necesitamos como país es un pacto social por el que esa recaudación aumente para que podamos gastar más en educación y en los otros sectores que necesitan más inversión. Es necesario garantizar montos que nos permitan avanzar gradualmente hacia el pleno ejercicio de todos los derechos humanos universales, en coherencia con el compromiso de implementar la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030 asumido por el Estado peruano.